Preservando la fertilidad y manejando síntomas endocrinológicos

¿Por qué es importante pensar en tu fertilidad cuando tienes cáncer?

La fertilidad masculina, (habilidad de lograr un embarazo en una mujer), puede verse dañada por algunos tratamientos oncológicos. Incluso previo al tratamiento, algunos cánceres como testicular y el linfoma de Hodgkin pueden disminuir el número de espermatozoides. Muchos hombres diagnosticados con cáncer desean tener hijos en el futuro y pueden no saber que tienen opciones de proteger su fertilidad. El mejor momento de realizarlo es previo al inicio del tratamiento oncológico.

Pregunta a tu medico sobre opciones para salvar tu fertilidad lo antes posible luego del diagnóstico de cáncer. A veces los médicos pueden escoger un plan de tratamiento menos dañino para el aparato reproductor y por lo tanto para el futuro reproductivo.

¿Como afecta la fertilidad el tratamiento oncológico?

La quimio y radioterapia y algunas cirugías pueden dañar el futuro reproductivo.

La infertilidad puede ocurrir rápidamente luego del tratamiento o meses después del mismo. Y puede durar meses, años o incluso para siempre.

La quimioterapia puede reducir o detener la producción de espermatozoides, lo cual puede afectar tu habilidad de tener hijos biológicos en el futuro. También el tratamiento hormonal para cáncer de próstata puede dañar la producción de espermatozoides.

La radioterapia puede disminuir la producción de espermatozoides cuando el tratamiento se dirige a todo el cuerpo (TBI), a los testículos o a otras áreas específicas como la pelvis (cercano a los testículos), la hipófisis (glándula que produce hormonas ubicada en la base del cerebro), y el cerebro. El cerebro trabaja en conjunto con la hipófisis para que el testículo pueda producir espermatozoides y testosterona que es la hormona sexual de los varones.

Una cirugía que implique remover ambos testículos detendrá la producción de espermatozoides para siempre. Remover solamente uno como tratamiento el cáncer testicular puede disminuir la cantidad de espermatozoides producida por tu cuerpo, a pesar de esto el hombre con cáncer testicular puede conservar su capacidad de reproducirse a no ser que el testículo remanente no produzca espermatozoides.

La cirugía prostática, de vejiga, intestinal, médula espinal o recto pueden dañar la inervación y generar una secuela que implique anular la capacidad de eyectar semen (el semen es el fluido que contiene los espermatozoides) a través del pene. A veces este tipo de cirugías hacen que el semen vaya en sentido contrario y se dirija hacia la vejiga, esto se llama eyaculación retrógrada, e implica que muy poco o nada de semen salga a través del pene.

¿Cuáles son las chances de infertilidad?

No todos los hombres serán infértiles luego del tratamiento oncológico. El impacto del tratamiento oncológico en el futuro reproductivo dependerá de varios factores:

  • Tipo y dosis (cantidad) de quimioterapia
  • Dosis y zona del cuerpo a la cual se dirige la radioterapia
  • Sitio de la cirugía
  • Edad (los riesgos de infertilidad aumentan con la edad)
  • Capacidad reproductiva previa al tratamiento

Algunos tratamientos oncológicos son más agresivos que otros para el aparato reproductor. Si te han planteado iniciar un tratamiento con quimioterapia pregunta a tu médico oncólogo sobre la posibilidad de utilizar las drogas que sean menos agresivas hacia el aparato reproductor.

¿Cuáles son las opciones de preservación de fertilidad?

Tu medico puede derivarte a un especialista en tratar infertilidad masculina. Puede ser un urólogo o endocrinólogo especialista en reproducción.

Tratamientos de preservación de fertilidad en hombres:

  • Ciopreservación de semen. Congelar (criopreservar) semen es la técnica más exitosa para preservar la fertilidad previo al inicio del tratamiento. La forma más común de producir la muestra es mediante masturbación. El semen permanece congelado y almacenado hasta que el paciente desee utilizarlo. El hecho de que esté congelado, aunque sea por muchos años no daña la calidad de los espermatozoides.
  • Extracción testicular de espermatozoides. Puede ocurrir que la muestra de semen producida no tenga espermatozoides, pero pueden haber  espermatozoides en los testículos. La extracción testicular de espermatozoides consiste en un procedimiento en el que un cirujano remueve una pequeña porción de tejido testicular. El procedimiento se realiza con anestesia local, sedación o anestesia general. Si el tejido contiene espermatozoides entonces se remueven del tejido y se congelan. Esta técnica puede ser una opción previa o luego al inicio del tratamiento.
  • Protección testicular durante radioterapia. En algunos casos es posible diseñar un sistema de protección testicular para proteger los testículos de los daños durante el tratamiento de radioterapia.

¿Cuáles son las tasas de éxito y costos de los tratamientos de preservación de fertilidad?

Muchos hombres que han recibido tratamientos oncológicos tienen hijos espontáneamente una vez superada la enfermedad. Las tasas de éxito respecto al potencial reproductivo varían según el tratamiento. Las chances de embarazo con muestras de semen criopreservado mejoran cuanto mayor es la cantidad y mejor es la calidad de los espermatozoides. Los avances en los tratamientos de reproducción asistida  permiten que se logre un embarazo solo con un espermatozoide.

Los tratamientos de preservación de fertilidad pueden ser costosos. A los costos del procedimiento deben sumarse gastos anuales por conservar la muestra congelada. Los seguros de salud pueden no cubrir los costos de algunos tratamientos de preservación de fertilidad. Se puede obtener ayuda económica a través de algunas de las organizaciones mencionadas al final del texto.

¿Cuanto tiempo debes esperar luego del tratamiento oncológico antes de intentar concebir?

Si se te administró un tratamiento con quimo o radioterapia, tu medico puede sugerir esperar 1 a 2 años o incluso más luego de haber finalizado el tratamiento para intentar concebir. Muchas veces este es el tiempo que lleva comenzar a producir espermatozoides saludables. Hasta ese momento es bueno que uses preservativo o algún otro método anticonceptivo, por más que creas que puedes tener algún problema de infertilidad.

¿Qué opciones tienes si eres infértil?

Cuando la capacidad reproductiva no se recupera una vez finalizado el tratamiento oncológico, existen otras maneras de formar una familia. Una de ellas puede ser utilizar un donante de semen y otra, la adopción. Algunas agencias de adopción tienen restricciones para sobrevivientes de enfermedades oncológicas, pero no todas.

Es normal sentir tristeza, enojo y realizar un duelo por no tener la posibilidad de tener un hijo biológico. Puede ser de gran ayuda hablar con un terapeuta o unirte a un grupo de soporte para pacientes que padecen infertilidad (ver fuentes abajo).

¿Cuáles son los efectos hormonales del tratamiento oncológico?

El tratamiento oncológico puede disminuir o anular la producción de testosterona (hipogonadismo o deficiencia de andrógenos). Resecar los testículos y la radio y quimioterapia pueden causar un déficit de los niveles de testosterona. También la terapia hormonal utilizada en el cáncer de próstata.

Síntomas de déficit de testosterona:

  • Disminución de la libido (deseo sexual)
  • Disfunción eréctil
  • Disminución del número de espermatozoides
  • Desgaste de energía
  • Aumento de tamaño y sensibilidad de las mamas
  • Sofocos.

¿Cuáles son los efectos a largo plazo de los niveles bajos de testosterona?

Con el tiempo, los niveles bajos de testosterona pueden causar problemas de salud:

  • Pérdida de masa muscular (tamaño) y fuerza
  • Osteoporosis (debilidad y pérdida de densidad ósea)
  • Cambios de humor y depresión
  • Aumento de peso

¿Cuáles son las opciones terapéuticas de los síntomas por déficit de testosterona?

La terapia de reemplazo hormonal con testosterona puede mejorar el deseo sexual, las erecciones, el estado de ánimo, el déficit de energía, la densidad ósea y la masa muscular. Los hombres no deben ser tratados con testosterona si tienen antecedentes de cáncer de próstata o mama. Tampoco se debe tomar testosterona si tú y tu pareja están tratando de concebir porque puede disminuir la producción de espermatozoides.

Otro tipo de tratamiento hormonal es la administración de gonadotropina coriónica humana (hCG). Este tratamiento es una opción para hombres que quieren tener un hijo, pero tienen un bajo número de espermatozoides según el espermatograma y un bajo nivel de testosterona debido a un problema a nivel de la hipófisis del cerebro. Esto puede ocurrir debido al tratamiento con radioterapia o a un tumor encefálico o hipofisario.

Para hombres que no puedan tomar testosterona, existen otros tratamientos disponibles para tratar los síntomas depresivos y la osteoporosis. Tu medico puede ayudarte a encontrar el tratamiento adecuado para ti.

¿Que debo hacer con esta información?

Tú médico tratante puede no mencionarte la posibilidad de requerir tratamientos de preservación de fertilidad o de la posibilidad de tener niveles bajos de testosterona. Deberías hablar de esto si te preocupa. Estas son algunas de las preguntas que podrías hacerle a tu médico:

  • ¿Que tan rápido debo iniciar el tratamiento oncológico?
  • ¿Puede que mi enfermedad o el tratamiento que requiera afecten mi fertilidad en el futuro?
  • ¿Que puedo hacer ahora si quiero tener hijos en el futuro?
  • ¿Alguna de estas opciones puede hacer que mi tratamiento oncológico sea menos efectivo o aumente las chances de recurrencia?
  • ¿Puedo criopreservar espermatozoides, aunque haya comenzado el tratamiento oncológico?
  • ¿El tratamiento que necesito puede causar disminución en mis niveles de testosterona? Si es así, ¿que puedo hacer al respecto?

Fuentes

Resources

Save My Fertility

Oncofertility Consortium or llamar al:1-866-708-FERT (1-866-3378)

American Society for Reproductive Medicine

American Society of Clinical Oncology (Cancer Information)

Editores:

Robert Brannigan, MD; Alvin M. Matsumoto, MD

The Oncofertility Consortium®, es una iniciativa nacional e interdisciplinaria diseñada para explorar el futuro reproductivo de los sobrevivientes del cáncer.